Generales

La fiscalía pidió 12 años de prisión para Cristina Kirchner

Los fiscales solicitaron la “inhabilitación especial perpetua” para ejercer cargos públicos para la vicepresidenta

Los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola pidieron la pena de 12 años de prisión para la vicepresidenta Cristina Kirchner como presunta autora penalmente responsable de los delitos de jefa de una asociación ilícita y administración fraudulenta en perjuicio del Estado por la adjudicación de obra pública a la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015.

El pedido incluye la inhabilitación perpetua para volver a ejercer cargos públicos.

La fiscalía también requirió el decomiso de todos los bienes que fueron objeto de la investigación y sean destinados a "instituciones de bien público".

"El estado de derecho fue arrasado por la acción ilegal de los imputados", proclamó.

Luciani reivindicó el rol que le cupo a él y a su equipo de trabajo: "Los fiscales y los jueces son la última esperanza de terminar con estas prácticas", enfatizó.

En su tramo final de las nueve jornadas del alegato, consideró que "el orden público ha sido trastocado por funcionarios públicos de alta jerarquía" y que la trama de corrupción por la que acusó es la "mayor de la historia".

Como medida adicional a las penas y la inhabilitación, el fiscal reclamó el decomiso de todos los bienes de las empresas del Grupo Austral y de todas las estancias del empresario Lázaro Báez y sus allegados.

La ex presidenta solicitó ampliar su declaración indagatoria y cuestionó a los fiscales, al señalar que hay una "abierta violación del principio de defensa en juicio".

 

Fiscal Mola: "No es creíble que Cristina Kirchner no se enterara de nada”

En el comienzo de la audiencia, y en rechazo a la defensa de Abel Fatala, ex subsecretario de Obras Públicas, el primer fiscal en tomar la palabra fue Sergio Mola. “Tomó efectivo conocimiento de la maniobra defraudatoria que se estaba cometiendo en Santa Cruz y optó por no ejecutar las tareas de control que tenía asignadas”, apuntó y, en ese sentido, afirmó que “a esta altura no es creíble que no tuviera conocimiento, como no es creíble que Cristina Kirchner no se enterara de nada”.

De acuerdo a Mola, Fatala tuvo un manejo de la obra pública vial de Santa Cruz que no habían tenido sus predecesores y que no podía desconocer las alertas que recibió y debió haber atendido. También citó a José López sobre el “ya célebre dinero que arrojó al convento” y recordó la frase en la que dijo: “Ese dinero no me pertenecía. Ese dinero pertenecía a la política”. Fue el 11 de agosto de 2016.

Por último, el fiscal también abordó el homicidio de Fabián Gutiérrez, ex secretario privado de la vicepresidenta, en julio de 2020 en El Calafate. Recordó los dichos de López sobre él en la causa de los cuadernos de las coimas, en la que lo sindicó como “recaudador” y dijo que “era funcional a los dos”, a Néstor y a Cristina Kirchner. “Si me llamaba Fabián era porque Cristina se lo había ordenado. Fabián era Cristina”, había dicho López.

El fiscal coadyuvante Sergio Mola inició su descripción final apuntando al ex secretario de Obras Públicas José Francisco López y a su subordinado Abel Fatala, y de inmediato pasó al empresario Lázaro Báez.

Comentarios
Volver arriba