Contacto "Estrecho"

Desde que se inició la pandemia y más precisamente el “confinamiento, cuarentena, aislamiento y ahora distanciamiento”, siempre hubo una constante y como en las matemáticas, “el orden de los factores no altera el producto”; en este caso,  el cambio de las categorías tampoco varió el resultado, por más que los títulos cambiaran para “aggiornar” las medidas ante la crisis sanitaria y el número de aumento en los contagios y víctimas.
Lo único constante que si se mantuvo durante este 2020 fue el término “estrecho” ya sea con las palabras antepuestas de “contacto o vínculo” cualquier otra es aceptable.
Este estrecho vínculo social, que tanto marcan y remarcan los infectólogos, politólogos, curanderos, tarotistas y demás “conocedores” de terapias alternativas y a quienes hemos visto y escuchado a lo largo de estos ya  9 meses de pandemia en nuestro país. Meses en los que hemos visto aumentar los llamados picos, en donde al día de hoy ya superamos las 37 mil víctimas mortales  y contamos con más de 1 millón 300 mil contagiados por este virus; sin embargo, las autoridades nacionales pareciera que ya tienen en vista varias vacunas milagrosas al punto que están programando ya el plan de vacunación, aunque aún no se sabe cuándo o cuáles serán las vacunas a las que podremos tener acceso por estas pampas argentas.
La única constante que hemos escuchado durante estos 9 meses por parte del presidente y de allí para abajo todos los políticos, médicos, infectólogos y demás “conocedores”, es “mantengan el distanciamiento social” “utilicen el barbijo o tapaboca”, “lávense constantemente las manos o usen alcohol” “eviten las reuniones”  “y si estuvo con un positivo, es contacto estrecho, por eso hay que  aislarse”. Razones sin duda bastante válidas más si vemos lo sucedido en otros países, pudiéramos decir que realmente estas medidas son las únicas que pueden evitar que el virus se propague, pero como estamos en “Argentilandia” y quién hace la ley, hace a trampa, los muchachos se revelaron y empezaron las juntadas clandestinas, lo que sin duda se empezó a disparar el número de contagios. 
Ante esta situación nuestros líderes y representantes, los “ungidos” por el voto sagrado y democrático amenazaron con multas (que se hicieron pero muy pocos pagan) controles de policía, guardias de seguridad,  gendarmería, y cualquier fuerza que fuera  válida para detener y restringir a los infractores, hasta vimos al presidente en una de sus apariciones, esas que al principio esperábamos y que al último ya ni se calentaba en salir en vivo y a nosotros tampoco nos deleitaba escucharlo en un video grabado, extender la cuarentena; pero fue precisamente en una de esas salidas de viernes por la tarde en donde el primer mandatario nacional hasta nos advirtió que de ser necesario se aplicaría lo contemplado en el código penal si no dejábamos de hacer reuniones y cumplíamos con lo establecido en los famosos DNU.  
Fue entonces que rápidamente se empezó a cuestionar, por parte de la ciudadanía, la falta de ejemplo que nos daban esos quienes nos intimidaban con aplicarnos todo el peso de la ley si no cumplíamos con lo establecido por ellos; toda vez que los veíamos mantener encuentros que eran fotografiados y en los que ninguno respetaba los llamados “protocolos”, ya que no mantenían ni la distancia ni usaban el barbijo, en esas fotografías que se hicieron virales veíamos a nuestros gobernantes. Sí… a esos que son quienes debían dar el ejemplo, compartir uno que otro asadito con algún gremialista, disfrutar de comidas con ex presidentes (de los que algunos políticos dijeron no arrepentirse porque la pasaron muy bien) encuentros en los que por cierto no usaban barbijos. Pero esto no sólo lo vimos en el ámbito nacional, esto se vía en todo el territorio nacional, en donde gobernadores, intendentes, secretarios provinciales y municipales, y ni hablar de los representantes de las fuerzas policiales, quienes en algunos casos permitían que sus hijos hicieran o participaran de fiestas “clandestinas”.... Bla bla bla... esas cosas que ya todos sabemos, porque ni siquiera se preocuparon por guardar las formas y no publicar las fotografías en las diferentes redes sociales. 
Pero si hay algo que hoy quiero  rescatar, es la palabra “ejemplo”, Sí,  “EJEMPLO”, palabra que debería, sin duda, acompañar al término “estrecho”, es imposible hablar de ejemplo y no traer a colación esa famosa frase que por ahí suena a retórica, pero que sabemos usar muchas veces con ironía “Haz lo que yo digo  más no lo que yo hago”. 
Y con esto no quiero que no quisiera meter en la bolsa a todos los políticos o partidos, ni mucho menos decir que todos son iguales, porque aún creo que a lo lejos y en la inmensidad de nuestra Argentina debe quedar  algún político honesto, sano y EJEMPLAR.
Que el 99,99% de la clase dirigente y política haya roto o incumplido con las normas de seguridad o protocolos impuestos por los DNU presidenciales y cuál chiquillo travieso,  para hacer enojar a papá, se reunió con algún amigo un fin de semana para un asado y una guitarreada, sin saber que tenía Covid,  luego de visitar su empresa y que unos capataces de cuchara lo contagiaran, podría tomarse como quizás una de las acciones más irresponsables y desconsideradas con el resto de sus compañeros, porque efectivamente quienes nos representan deberían ser quienes den el ejemplo, cómo le pides a los ciudadanos que no hagan lo mismo, si quien debe controlar que no suceda es quién infringe las normas.
A nuestro medio constantemente nos llegan audios, mensajes, quejas y denuncias como por ejemplo: “Mientras vos no podes reunirte y si lo haces y te cachan sos el Alcapone de la ilegalidad,  ellos si se reúnen, hacen asados en la piletas o quinchos de alguno de los ejemplares dirigentes, así como guitarreadas en las que comparten comidas e incluso mates (lo que reiteradamente nos decían no hacer). Será tal su creencia de superioridad que se olvidan de que ese “reinado” que creen tener es sólo temporal y que como todos en esta vida, sólo estamos de paso, esperemos que no tengan que recordarlo o caer en cuenta de esta realidad cuando también les llegue el momento del contagio, porque de lo único que podemos estar seguros hoy, es de que todos estamos expuestos al virus y que definitivamente no somos inmunes. 
Pero sin duda llama mucho la atención que ahora están empezando a saltar los contactos “estrechos” y que por cierto, desde el poder no aclaran como es que un funcionario un día lunes es aislado por ser contacto estrecho de otro funcionario que dio positivo, si se supone que durante el fin de semana no se pueden reunir, o será que lo hicieron y no utilizaron las medidas de protección personal adecuadas.
En fin, lo peor quizás no sea esto, porque al final todos estamos expuestos, el tema es que somos los ciudadanos comunes, quienes les pagamos el hisopado y la desinfección del “reino municipal”, a través del pago de nuestros impuestos, y quizás da más bronca cuando escuchamos las denuncias de los oyentes quienes dicen que muchas veces ellos no tienen como pagar el hisopado y pasan los 14 días aislados, algunos sin ningún tipo de seguimiento y lo peor sin saber si son positivos o no.

 

 

Comentarios

Comentar artículo