Y ahora quién podra defendernos?

El municipio decidió levantar todos controles en todos los accesos a la ciudad, en clara alusión a la realidad vivida, en donde el municipio fracasó en su intento de preservar, de alguna manera,  la salud de los ciudadanos.
Desde el primer día en el que se conoció que la ciudad tenía el primer caso de Coronavirus, que sería el primero de la Provincia de Córdoba, pareciera que los intereses económicos de algunos estuvieron siempre por encima del interés del bien común. 
Tras conocerse el primer caso positivo, el gobierno de Córdoba dispuso el cierre y desinfección de los centros de salud privados, así como del hospital municipal, según se informó desde el mismo gobierno de la provincia a todos los medios de comunicación. Sin embargo, al llegar los expertos del ministerio de salud, “la magia de la política” hizo desaparecer la disposición ministerial, o al menos eso es lo que demuestran los intereses y relaciones de los que deciden desde los centros de salud.
Debemos decir que así como se manejó esa primera alarma sobre la pandemia, así se manejó durante todo el aislamiento o seudo aislamiento q nos toca vivir por el covid. Al día de hoy ya registramos muertes, contagios, recuperados y números oficiales de casos que dejan más que certeza, dudas. Ni olvidar las reuniones clandestinas, las “eternas” y todo evento que pasó desapercibido por el radar municipal que solo atinó a responsabilizar a los funcionarios policiales y judiciales, sin tomar acciones al respecto o quizás avanzar en el área legal para frenar a uno de los jóvenes que  se les ríe en la cara al hacer continuamente fiestas clandestinas que ponen en riesgo la salud pública.
Volvamos y retomemos, es de un patetismo total y desvergonzado que una clínica local, que fue uno de los focos iniciales de la propagación del virus, según lo apuntan algunos jefes comunales quienes remarcaron que fue allí donde se contagiaron ciudadanos de San Guillermo, Colonia Vignaud y Brinkmann. 
Si consideramos las directrices que se dieron desde la provincia al inicio de la pandemia, este centro de salud debió ser cerrado para su desinfección y atención del personal, que como si fuera poco, está sufriendo los embates del desinterés a lo humano, esto nos hace cuestionar las prioridades de quienes dirigen dicha clínica e incluso de los responsables de las políticas sanitarias de la ciudad, pues queda en evidencia que allí se prioriza el dinero y no la salud.
Se levantaron los controles, en hora buena para los trabajadores que eran los únicos perjudicados. Pero por lo que se vio y se ve, espero que la excusa del levantamiento no sea "vamos a reforzar los controles internos" porque a las claras eso no sucede y salen a cazar en el zoológico para una foto en las redes sociales.

Comentarios

Comentar artículo